Cart

Jaque al jeque, de Joseph Berna

Availability: In stock

5.00

Joseph Berna escribió Jaque al jeque en 1986, pero el cierre de la editorial Bruguera la dejó inédita. Matraca Ediciones recupera, treinta y dos años después, esta trepidante historia que involucra, en la ciudad de Nueva York, a una valerosa y atractiva periodista, a un equipo de sagaces seductores agentes del FBI, y a un jeque árabe con su turbio séquito. El Berna más internacional con el humor más castizo.

Quantity :
Compare
SKU: P-001 Categorías: , Etiquetas: , , ,

Prólogo.- BERNA, EL JEQUE DEL BOLSILIBRO, por Pepe Cueto -Editor-

Entre 1972 y 1986, Joseph Berna escribió 384 novelas pulp, de las que 371 se publicaron a partir de 1973 entre las editoriales Bruguera (337), Ceres -filial de la anterior- (28) y Andina (6). Con el cierre de la primera quedaron trece libros pendientes. Su continuadora, Ediciones B, aparte de reeditar 178 títulos, publicó dos obras inéditas en 1996. Ese mismo año, tras una década sin teclear, Berna escribió once nuevas novelas, de las que Ediciones B sacó nueve al mercado, poco antes de clausurar todas sus colecciones de literatura popular. Volvían a quedar trece libros pendientes (once de Bruguera y dos de Ediciones B), hasta que en 2017 la Asociación Cultural Hispanoamericana Amigos del Bolsilibro -ACHAB- editó para sus socios el tomo antológico El maravilloso mundo de Joseph Berna, en el que junto a cuatro títulos ya conocidos aparecían otros dos originales:Shukira y ¡Cómo sacude el ciego!-. Con el presente bolsilibro se inaugura la colección Serie Beee, que pretende publicar a lo largo de 2018 y 2019 diez de estas once obras desconocidas (la restante es de contenido autobiográfico y se publicará en otra colección en torno a 2025, también en Matraca Ediciones).

Jaque al jeque, escrita en 1986, es una novela policiaca protagonizada por un agente del FBI, Bill Redman, cuya misión consiste en proteger al jeque árabe Mohamed Sebha, de visita no oficial en Nueva York. A partir de ahí, el autor pone en juego todos sus recursos temáticos y estilísticos habituales: diálogos ágiles, acción por un tubo, humor picante, juegos de palabras -desde el título-, roles de género tradicionales, giros argumentales inesperados, final feliz… Curiosamente, tanto la palabra jaque como la palabrajeque vienen del persa shāh.

La figura del guardaespaldas era relativamente habitual en la época dorada de la literatura pulp. El propio Berna ya había recurrido a ella en alguna ocasión (por ejemplo en Un guardaespaldas para Sally, publicada en 1976 en el número 1.349 de la colección Servicio Secreto). El atractivo de este personaje se debe a la relación tan cercana que mantiene con alguien lo suficientemente importante como para necesitar de sus servicios, y cuya vida termina dependiendo de un desconocido que en algunas ocasiones se puede terminar convirtiendo en su confidente o incluso en su amante. La figura del guardaespaldas dio el salto desde la literatura pulp hasta la literatura seria o culta (por ejemplo la novela G de Guardaespaldas, de la recién fallecida Sue Grafton, autora de la interesantísima saga Abecedario del Crimen). Sin embargo fue en el cine donde alcanzó su actual popularidad, que se inició en 1992 con la película El guardaespaldas, interpretada por Kevin Costner y dirigida por Mick Jackson, y siguió a través de un sinnúmero de filmes como La sombra del testigo (1987), En la línea de fuego (1993), Tess y su guardaespaldas (1994), El fuego de la venganza (2004), Torrente 3. El protector(2005), La sombra de la sospecha (2006) y un largo etcétera hasta llegar a la recentísima El otro guardaespaldas (2017). También la literatura romántica ha empleado la figura del guardaespaldas en infinidad de ocasiones, como en Un soltero apasionado, de Carol Finch, o Mi protegida. El guardaespaldas de Suzanne, de Marissa Cazpri. Se trata de un claro ejemplo en el que la literatura pulp hace de pionera y se adelanta a su tiempo.

En cuanto a Joseph Berna, ¿cómo es posible que un escritor de quiosco que fue uno de los últimos en incorporarse a Bruguera, poco antes de la decadencia de este tipo de literatura, sea en la actualidad, coincidiendo con el renacimiento de la misma, uno de los más populares? En mi opinión habría que distinguir entre motivos personales y motivos literarios. Joseph Berna participa activamente en las redes sociales y mantiene un contacto afable y cercano con todos sus lectores de España y América Latina. Tiene tantos seguidores que bien podemos considerarle como el jeque del bolsilibro. En cuanto a su escritura, se trata de uno de los autores con un estilo más personal y fácil de identificar, y todas las constantes que he apuntado antes lo convierten en alguien digno de descubrir o redescubrir, y por supuesto de disfrutar, ya que sus novelas son muy cinematográficas, fáciles de leer, entretenidas y divertidas.

Como esta misma que tienen entre sus manos, sin ir más lejos. Disfrute de su lectura. Es tan amena que una vez que comiencen no podrán parar hasta terminarla.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Jaque al jeque, de Joseph Berna”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading...